Make your own free website on Tripod.com

CONCIENCIA

EL ARTE DE EXISTIR

Home
DESDE LEJOS
EL ARTE DE EXISTIR
CONCIENCIA
ASIA: EL CONTINENTE DE LA INSPIRACION
NACIENDO
SERES HUMANOS
DIARIO DE POLITICA MUNDIAL
CUENTOS DE UN CAMINANTE
NUEVOS CUENTOS
PENSAMIENTOS

El Arte de Existir


INTRODUCCION

El arte de existir. Es la vida algo mecánico, que se debe vivir como si fuera un fenómeno sin el menor sentido? O es acaso la vida un verdadero milagro que requiere que se la viva como el artista pinta sus cuadros?

Amigos y amigas, creo fuertemente de que la vida es uno de los más maravillosos milagros y que el vivir es un arte.

Qué es el arte ? Hay muchas definiciones de lo que esto es, para mí el arte es cuando estamos en contacto con nosotros mismos, cuando somos auténticos, cuando nuestro yo real es el que habla y no aquel falso que viene de una manera de vivir que estimula lo falso.

Pero entonces...Cómo puedo saber cuando está hablando mi yo real o mi yo falso? Sí, aquí viene de nuevo la exigencia que ha estado presente en todos los siglos de historia del ser humano: Conócete a ti mismo.

No podemos hacer de la vida un arte sino sabemos quiénes somos como individuos. Porque el artista debe tener la conciencia de que él o ella es un artista. Debe saber y sentir que dentro de sí hay vida, hay poder de creación. Cuando no sabemos quiénes somos realmente es muy normal de que la vida nos parezca aburrida y sin mucho sentido.

Puedo imaginarme de que puede estar dando vueltas por ahí la pregunta... Y para qué voy a gastar tiempo y energía, y además tener que pasarla mal en todo esto de tratar de averiguar quién yo soy realmente? Sí, es cierto, parece ser mucho más cómodo el no formularse jamás estas preguntas sobre la existencia y la razón de ser de nuestras vidas. Sí, estoy de acuerdo, es mucho más fácil el vivir inconsciente de todo esto. Pero... nunca lo fácil ha sido lo mejor. Siempre en la historia y en nuestras propias vidas individuales los mejores momentos han sido aquellos en que con coraje hicimos lo que en ese momento sentimos muy por dentro que era lo correcto, a pesar de lo difícil que pudiera ser. La vida gratifica a los que se atreven a mirarse al espejo.

Vivir sin un sentido del por qué y para qué se está viviendo, es casi lo mismo que no vivir. Y todos sabemos que la vida es demasiado corta como para que andemos todo el tiempo por ahí dando vueltas y vueltas sin poder divisar algún faro que nos pueda ayudar a llegar a puerto. La vida es triste cuando no tiene sentido. Pero la vida se despierta a si misma cuando esta a encontrado su propia razón de ser.

Qué piensan ustedes de todo esto? Cómo están ustedes viviendo sus propias vidas: como artistas o como algo sin la menor importancia?

Creo muy fuerte de que nos hacemos un gran favor unos a otros cuando nos atrevemos a expresar que es lo que realmente sentimos acerca de la forma en que estamos viviendo nuestras vidas. Y este es el ánimo que me mueve escribir estas páginas, quiero atreverme a expresar de que en mi vida también hay muchos momentos en que me falta esa fuerza que da el tener un sentido por el que vivir. Porque ya esta bueno de tanta negación individual y colectiva sobre la realidad de como estamos viviendo. Es a través del contarnos nuestras verdaderas vidas como estas se irán llenando de sentido.

SER ADULTO

Qué es ser adulto? Hay una edad en que automáticamente uno se convierta en un adulto, o se trata más bien de un proceso interior de liberación de todo lo que ha sido nuestra infancia y todos los miedos y traumas que ahí tuvimos?

Hoy en un mundo cada vez más materializado y mecanizado, hay una fuerte necesidad de plantearnos el desafío de preguntarnos si somos realmente adultos.

Normalmente el ser adulto se define por criterios como: - Tener relaciones sexuales. - Tener licencia de conducir. - Casarse. - Graduarse de los estudios secundarios o superiores. - Tener el primer hijo. - Cumplir 30 o 40 años. - Tener el primer trabajo.

Estos y muchos otros criterios que normalmente usamos para definir a la persona adulta tienen en común de que son actividades que hacemos en el exterior, cosas concretas que otras personas también pueden ver. Y por aquí empieza a aparecer el problema de la adultez, cuando confundimos el ser adulto con los roles concretos que la sociedad nos obliga a realizar.

Ser adulto es lo mismo que ser auto-consciente. Pero consciente de qué? Consciente de la propia historia personal. Consciente de que somos lo que somos como personas por determinadas causas muy concretas y claras.

Ser adulto es lo mismo que no necesitar escaparse más de uno mismo. Significa el que se ha desarrollado la capacidad para enfrentar nuestra angustia, dolor y soledad interior; como también el tener la auto-confianza para definir y realizar nuestras verdaderas metas.

Responsabilidad. Se dice de que los niños son irresponsables, pero que los adultos son responsables. Responsables ante quién? De qué? Responsables para qué?

El que paguemos las cuentas todos los meses no nos hace necesariamente seres humanos responsables. Ser un adulto verdaderamente responsable, tiene que ver primero que nada con el que seamos sinceros con nosotros mismos. Es nuestra vida una mentira, o estamos tratando cada día de ser más auténticos y leales con nosotros mismos?

Y la responsabilidad social? Ser adulto es estar consciente de que se vive en un mundo que tiene muchas injusticias y conflictos que nos afectan a todos. Qué hace el adulto de verdad: se escapa de estos conflictos o compromete sus propios talentos y fuerzas para poder encontrar soluciones por el bien común?

CORAJE

Sí, por supuesto, el que no tiene miedo ese es el hombre o mujer de coraje...Pero estás seguro de lo que dices, preguntaba el amigo...No sé, la verdad es que no estoy seguro."

Qué piensas de la palabra coraje? Cómo la defines?

Para mí el ser un hombre o mujer de coraje es el tener miedo, a veces mucho miedo y dudas, pero a pesar de todo esto igual se hace lo que se tiene o se quiere hacer.

Qué lástima de que no nos enseñaron casi nada de la palabra coraje en la escuela, porque cómo podemos siquiera pensar en el ser felices sino tenemos un fuerte coraje?

Esa imagen del héroe militar que gana la batalla y que después en los discursos le alaban que no tuvo miedo, esta imagen es muy negativa y no nos deja entender bien lo que realmente es el coraje. No hay ser humano que en situaciones difíciles no sienta miedo, a veces pánico. La gracia está en qué se hace con todas estas emociones. La transformación del miedo en energía positiva, o sea coraje.

Crecer. Para crecer se necesita mucho coraje. De niño a adolescente. Después la edad adulta. Luego la vejez. Cada periodo de transición de una etapa a otra requiere de mucho coraje. Porque no es fácil el dejar atrás cada etapa de la vida. Cada nueva etapa plantea desafíos y preguntas muy diferentes a las anteriores. Pero...Por qué entonces si el coraje es algo tan importante para el poder vivir bien nadie nos enseña ni siquiera lo que significa esta palabra?

El coraje es lo que nos permite el tomar la decisión de empezar a vivir de verdad. Sin coraje sólo somos meros espectadores de la vida. Ella se nos pasa de largo.

El ser humano tiene dos grandes nacimientos: Primero nace en su cuerpo, y ese bebe (aunque ahora no nos acordemos), también necesitó mucho coraje para salir del vientre de su madre.

Y después, el otro gran nacimiento, el de la conciencia, el despertar y darnos cuenta de que somos reales. Sin coraje no hay conciencia.

El camino angosto. En todas las grandes religiones de Oriente y Occidente, como a su vez en los escritos de los grandes maestros y escritores de la humanidad, se encuentra el mismo llamado a tener el coraje de caminar en la vida por este camino angosto.

De qué se trata todo esto, pero por favor en los términos menos religiosos posibles? Alguien pregunta por ahí.

Se trata simplemente de atreverse a ser lo que uno realmente es. Esto es para mí el camino angosto, y el motor para esto es el coraje. Porque querer ser uno mismo produce mucho miedo. Y el coraje nos da la inspiración necesaria para transformar todo este miedo en una vida diferente.

Pero...Y la sociedad, los roles, el estatus y todo lo demás? Coraje o conformismo? Qué piensas?

EL NIÑO INTERIOR

En algún momento de nuestra infancia nos tuvimos que quedar callados. Y fue dramático. Comprendimos, aunque no pudimos darle palabras en ese entonces, de que no era posible el tener lo que tanto deseábamos: El que nuestros padres nos amaran tal como éramos, con todo lo bueno y también con todo lo malo que éramos.

Pero dependíamos totalmente de nuestros padres, así es que no teníamos la oportunidad de abandonarlos. Éramos indefensos en todo el sentido de la palabra. El tener el cariño de nuestros padres significaba literalmente la vida o la muerte.

La experiencia de los primeros años nos demostró que no éramos queridos cuando actuábamos impulsivamente, libremente, cuando éramos espontáneos y gozábamos de toda esa magia de ser niños. Nos retaban, insultaban y nos decían de que éramos mal educados, y un montón de cosas más. Pero cuando actuábamos tal como nuestros padres querían, obedientes en todo sentido, ahí sí que teníamos cariño.

Y así fue que por una necesidad vital luchamos con todas nuestras fuerzas para ser como nuestros padres querían que fuéramos. Y en ese preciso momento la mitad de nuestro ser real murió. O mejor dicho, el niño o niña lleno de vida que éramos quedó escondido en un rincón de nuestra mente lleno de miedo.

Por qué es cada vez más grande el número de seres humanos que necesitan del alcohol para poder sobrevivir? Claro está que el alcoholismo se puede ver desde muy diferentes ópticas, como la biología, la economía, lo social, etc. Pero a pesar de esta diversidad de factores hay una imagen que es muy clara: En el fondo de cada persona que necesita del alcohol hay un niño triste y lleno de miedo.

Es un niño o niña que no creció, no porque no quisiera, sino que simplemente no pudo hacerlo. Lleva dentro de sí, en todo su cuerpo y espíritu, mucho dolor. Y cuando llegan esos instantes en que la vida y sociedad en que vivimos nos exigen ser adultos en un cien por cien, este niño interior se rebela, y a veces lo único que lo puede hacer callar es el alcohol o las drogas.

El re-encuentro. Cuando llegamos al mundo de los adultos tenemos la oportunidad concreta de re-encontrarnos con este niño interior que nos grita de que le ayudemos a crecer. Pero... Qué actitud hay en la sociedad frente a estos temas tan reales? Y pienso ahora en la actividad política y en los temas de las campañas. Dónde está el candidato que habla de la necesidad de sanar y liberar al niño traumado que todos llevamos por dentro? Dónde están los candidatos que se la juegan porque los niños crezcan con el amor y el respeto que se merecen?

No, la política está en otros temas. El mercado, los índices estadísticos que no reflejan nada de lo real. Pero sigo creyendo que algún día la política estará al servicio de las personas reales para que así sea más fácil el vivir en paz con nuestros niños interiores.

EL SILENCIO

Por qué le tenemos miedo al silencio?

Qué hay en el silencio que nos pone tan nerviosos?

Estoy escribiendo en Escandinavia, lugar del mundo que tiene un silencio profundo. Cómo te relacionas tú con el tema del silencio? Puedes estar en silencio y sentirte bien? O es acaso de que necesitas tener la tv y la radio prendidas todo el tiempo?

Creo de que es algo muy difícil el sentirse cómodo en el silencio. Es un arte, sin lugar a dudas. Y esta dificultad se agrava en el caso nuestro al venir de América Latina, lugar del mundo que brilla por su bulla. Nacemos, crecemos y envejecemos con un constante ruido a nuestro alrededor que a la larga nos dificulta mucho esto del poder pensar con claridad. Y así el silencio se vuelve algo ajeno a nuestras vidas.

La cultura. Sí, el florecimiento de la cultura, está en plena relación con el fenómeno del silencio. Se necesita silencio para poder escuchar nuestros verdaderos pensamientos para así proyectarlos después en las artes, la ciencia y la creación de nuevas actividades económicas.

Podemos decir que las actividades más importantes de la vida de los seres humanos se hacen en silencio. Cuando amamos con ese amor real a una persona, debe haber mucho silencio para así poder sumergirnos en esa preciosa intimidad. El diálogo entre un padre o madre con sus hijos debe ser en el silencio para que la comprensión sea real. El estudio que hace cambiar la visión de la vida en un sentido positivo y constructivo debe hacerse en el silencio.

Sí, el tema que se repite una y otra vez, cuando en nuestra vida personal hay conflictos que todavía no hemos podido solucionar, se hace en realidad bien difícil el poder estar tranquilos en el silencio. Saltan a la superficie todos esos verdaderos monstruos que llevamos por dentro.

Pero... creo que tal como se aprende un idioma, algo que requiere tiempo y disciplina, también el hacerse amigo del silencio se puede ver como un proceso de aprendizaje. Un aprendizaje que abre las puertas hacia otras dimensiones de la vida.

La fuerza y la magia del silencio nos demuestran que a veces no es tan necesario el que se digan tantas palabras. El silencio tiene otro idioma, más fuerte.

LA VIDA PERSONAL Y EL MUNDO

Qué relación hay entre las dos? Qué relación hay entre nuestros pensamientos, problemas, emociones, sueños, esperanzas e ilusiones con el estado actual del mundo?

Nuestra vida personal no es algo que está en el aire, algo que existe por azar. No, nuestra vida personal es algo que tiene raíces históricas muy concretas. Nosotros nacemos, nos desarrollamos y morimos en un mundo muy real y concreto. Y lo que pasa en este mundo nos afecta a nuestra vida, de una u otra forma.

El aburrimiento, la falta de sentido, la indiferencia. Estos son algunos de los síntomas principales que aparecen en nuestras vidas cuando le damos la espalda al mundo y a lo que en él sucede. Y es en este estado de indiferencia frente al mundo en que los conflictos y desafíos de la vida diaria se vuelven demasiado grandes.

Es que perdemos la perspectiva. Perdemos contacto con las verdaderas cosas y experiencias importantes de la vida. Y aquí aparecen las drogas, el materialismo, la violencia y una serie de otras formas desesperadas y negativas que buscan darle un poco de sentido a nuestra vida.

Y qué podemos hacer? Cómo podemos aprender a unir la vida del mundo del que formamos parte con nuestras vidas personales? Los modelos, los líderes. Sí, hay mucho que podemos aprender del cómo hicieron sus vidas aquellos hombres y mujeres que han pasado a la historia como los "Grandes". Necesitamos encontrar modelos positivos con los cuales podamos identificarnos y así encontrar mucha fuerza, y con esto, darle un fuerte sentido a nuestras vidas personales.

Cuál ha sido la clave de la vida de estos hombres y mujeres que se han ganado el apellido de "Grandes"? Sí, el que ellos se dieron cuenta de que sus vidas se llenarían de sentido si se dedicaban a trabajar por la creación de un mundo mejor. Dedicar la experiencia personal para hacer un mundo más humano.

En este estado mental no existe el aburrimiento, porque se ha tomado conciencia de lo corta que es la vida y de lo mucho que hay que hacer por el mundo en el que vivimos.

EL DOLOR

Podrá haber algo bueno en el dolor?

Por qué nos cuesta tanto reconocer el dolor síquico?

Duele vivir. Lo primero que hacemos al llegar a este mundo es gritar de dolor y miedo desde el fondo de nuestro ser. Nos ha producido mucho dolor el nacer. Y más encima nos pegan una cachetada, ese médico creía que esa era la mejor bienvenida al mundo. Y desde ahí el dolor nos sigue hasta la muerte.

El cuerpo físico sufre dolor a medida que va creciendo. Y nuestra cultura está casi totalmente orientada a hacer todo lo posible para no sentir el dolor. Las farmacias están repletas de pastillas cuyo fin es el dormir el dolor. Y con el paso del tiempo hemos convertido al dolor en un sinónimo de enfermedad, en algo negativo que hay que evitar el sentirlo a toda costa. Pero al evitar el dolor estamos evitando la vida.

El dolor como el placer son fenómenos que pertenecen a la naturaleza. El dolor trae consigo la fuerza.

Hay un dolor que está escondido. No tenemos muchos problemas en contarles a otras personas de que nos duele el brazo, el estómago o una pierna. Pero cuántos de nosotros se atreve a decir que nos duele el espíritu? El dolor emocional es algo de lo cual nos avergonzamos. Y esto sólo ayuda a empeorar nuestra existencia. La negación de esta verdad nos produce un tremendo desgaste de energía. Y el dolor sigue igual por dentro.

Cuando uno se pregunta: De qué muere más la gente hoy en día?

De cáncer y de ataques cardiacos, dicen los textos oficiales de la medicina. Pero... Qué causan estas dos catástrofes en los individuos?

Creo que el tremendo dolor emocional que se ha negado por toda una vida al final se vuelve en un verdadero volcán interior que tiene que explotar de alguna forma.

Somos Seres Humanos. Y los Seres Humanos lo que más necesitamos es amor. Sin amor nos llenamos de dolor, no importando de que por fuera demos la impresión de que todo está bien. El amor es una verdadera morfina para el organismo. No estoy hablando del sexo, estoy hablando de esa energía divina que nos libra de convertirnos en muertos vivientes.

El dolor y el arte están en plena conexión. El dolor nos trae de vuelta todas aquellas memorias que se habían perdido hace ya tantos años. Esta es la paradoja y el misterio del dolor, que a la vez que nos hace sufrir también nos trae de vuelta nuestra verdadera historia personal, esa que llevamos pegada a nuestros cuerpos. Y quizás sea esta la misión sublime del arte, el ayudarnos a transformar el dolor en una flor.

El arte, sea el cantar-pintar-escribir-bailar-etc, es un camino de transformación para el ser humano que tiene su cuerpo lleno de dolor. Y hoy al final de un siglo que ha estado repleto de guerras, el arte vuelve a invitarnos a que lo intentemos de nuevo, a que nos atrevamos a ser Seres Humanos de verdad.

El arte no nos exige que sintamos vergüenza ni culpa por nuestro dolor. Al contrario, el arte nos invita a que con orgullo y confianza sintamos el dolor para que a través de él podamos ser lo que realmente somos.


CONTINUA

EL AMOR

Es el amor algo fácil que tiene que ver sólo con la atracción física y aquello que le llamamos enamoramiento? O es acaso de que el amor es algo muy difícil, algo que tiene que ver con el desarrollo del carácter de los seres humanos?

Hay una concepción del amor que creo que nos ha hecho mucho daño a lo largo de los años. Es esta idea del amor de las teleseries y películas en general. Es un intento de reducir el fenómeno del amor a una mera atracción de cuerpos, o lo trata de convertir en una serie de conflictos de familias o de parejas. Esta imagen de las teleseries es una degradación al fenómeno del amor. Trata de convertir algo sublime en algo ordinario.

Cómo definirías tú el fenómeno del amor?

Por mi parte, creo que el amor es la fuerza que tienen los seres humanos para sanarse y hacerse felices a sí mismos, tanto a nivel individual como de parejas y colectivo. Y esa fuerza, nos demos o no cuenta, la buscamos toda la vida. Porque sin ella el ser humano no puede crecer en forma real.

La ciencia, poco a poco, está empezando a reconocer la realidad del fenómeno del amor. Si miramos lo que ha sido el pensamiento científico en el siglo 20, encontramos una profunda obsesión por medir, cuantificar y poner etiquetas. El lema ha sido: Todo aquello que no pueda ser comprobado matemática y estadísticamente no es digno de ser objeto de estudio de la ciencia.

Pero ya desde los años 60 que se aprecia un cambio radical en el pensamiento científico. El nuevo lema dice así: Lo verdaderamente real no puede medirse con las matemáticas. Los sentidos y la intuición captan mejor la realidad.

El amor no es medible matemáticamente, pero todos los sentidos del ser humano lo perciben profundamente cuando este ha llegado.

El amor es energía y el cuerpo lo comprende muy bien. Violeta Parra tenía razón cuando cantaba: "Sólo el amor con su ciencia nos vuelve puros y sinceros."

El amor es un arte. Qué es el arte? Si, crear, pero...Qué se necesita para ser un artista? Algo tengo claro, ningún artista es flojo. Se convirtieron en reales artistas a través de mucho trabajo y dedicación.

El arte requiere disciplina. Exige concentración y el desarrollo de la fuerza mental. Entonces si el amor es un arte, el carácter del ser humano debe desarrollarse en su plenitud para que pueda amar de verdad. Pero...me permito ahora plantear la misma pregunta que hizo Erich Fromm hace ya cerca de 40 años: "Es posible el amor en la sociedad moderna? Su respuesta fue, No.

Yo quiero creer que todavía es posible el aprender a amar.

La sociedad moderna exige un estilo de vida neurótico. Donde el desarrollo del carácter y de los mundos interiores es lo menos importante.

Será acaso el que cada vez hayan más y más películas de "amor" una señal de que colectivamente hemos renunciado al amor en su forma real y ahora nos conformamos con una copia, con la ilusión, con lo falso?

Qué piensas?

EL INDIVIDUO LIBRE

Por qué hay en casi todas las sociedades tantos miedos y prejuicios contra el individuo libre y auto-consciente?

Será acaso de que la sociedad consumista depende de que los individuos no sean libres?

El individuo libre, este es un apasionante tema. Creo que cada individuo tiene el derecho natural a desarrollar todos los talentos que posee y los diferentes aspectos de su personalidad. Porque si observamos atentamente la evolución natural de la vida, todo indica en que la meta está en el convertirse en un individuo libre.

Al nacer estamos en una profunda unión con nuestra madre. Somos ella. Hay dos seres humanos, pero no tenemos ninguna conciencia de que somos algo distinto a ella. Con el paso del tiempo ese bebe y niño/a empieza a sentir un impulso muy fuerte por marcar la diferencia. Empieza a sentir de que es algo distinto a sus padres. Y la evolución continúa.

Viene la escuela, los amigos, la iglesia, los clubes, etc. La idea de "Yo soy esto y no eso otro" empieza tomar forma. Sin darnos mucha cuenta aterrizamos en el mundo de los adultos, y el yo individual sigue creciendo. La ley de la evolución tiene que continuar.

Qué actitud ha habido en este siglo 20 frente al individuo libre?

Sí, lamentablemente, una muy mala actitud.

Fascismo-nazismo-comunismo-capitalismo-fundamentalismo religioso (y bastantes "ismos" más), estos proyectos del siglo 20 han sido verdaderas cruzadas en contra del individuo libre y auto consciente. Con sus diferentes ideologías políticas estos proyectos niegan la libertad natural de cada ser humano, y pretenden con diferentes metodologías masificarlo-uniformarlo para que así cada individuo pierda su esencia personal, aquello que lo diferencia de todos los otros seres humanos que han existido.

Se imaginan un mundo repleto de individuos auto-conscientes, capaces de definir por sí mismos el rumbo de sus vidas? Tiemblan los que tienen el poder y el dinero ante esta idea.

El asesinato de John Lenon representa esta actitud tan agresiva y llena de miedo que ha gobernado este siglo frente a los hombres y mujeres libres. John Lenon puso muy nerviosos a todos aquellos que controlaban el poder en Occidente, y sobre todo en los Estados Unidos. Frases como " Imagina un mundo sin fronteras " o "El poder a la gente ", producían y producen dolores de estómago a aquellos que necesitan de que las personas reales sean esclavas para así poder construir sus imperios de poder.

Por qué no les enseñamos a los niños a que crean en sí mismos? Que desde muy pequeños ellos sientan que tienen las claves necesarias dentro de sí para triunfar en la vida.

Los individuos libres y auto-conscientes no necesitan leyes para actuar en forma ética. Es algo natural para ellos. Porque comprenden de que el bien común es a la vez el bien personal.

EL DIARIO DE VIDA

La vida es un viaje. Todo el tiempo estamos en movimiento, nos demos o no cuenta.

Desde que nacemos hasta la muerte la vida es viajar de una etapa a otra. Por qué no escribir entonces la historia de este viaje apasionante que es la vida? El diario de vida nos ofrece esta posibilidad de darle palabras a nuestra propia existencia día a día.

Hay una imagen común de que el Diario de Vida es para los adolescentes, para esa etapa de la vida en que uno empieza a encontrarse con el sexo opuesto y empiezan a aparecer las ideas románticas. En esta etapa el adolescente empieza a sentir en forma profunda, todavía es más real que neurótico. Y esto hace que sea algo común el que nazca la necesidad de darle palabras a lo que se está sintiendo.

Pero algo empieza a suceder cuando se entra a la década de los 20 años. Se acabó el soñar, ahora hay que trabajar. Nada tiene de malo el trabajar, pero sí es malo cuando empezamos a perder la fe en nuestros propios sueños... sin sueños no hay con que alimentar al diario de vida.

Y el viaje continúa (para la mayoría). La década de los 30 trae el desafío enorme de dejar atrás la niñez. Hay que ser adulto. Vienen los 40 y el hombre y mujer empiezan a darse cuenta de que ya no tienen la misma fuerza física de antes. Se acercan los 50 y aparece la pregunta que no se puede eludir: Qué he hecho con mi vida? Y el viaje continua hasta que el encuentro con la muerte cierra este ciclo que fue la vida de un ser humano.

El Diario de Vida nos da la posibilidad de hacer este viaje en forma auto-consciente. En cada etapa de este viaje aparecen preguntas que contestar, y muchas de las enfermedades y conflictos que sufrimos, (quizás la mayoría), son el producto de que el viaje de nuestra vida ha continuado pero nosotros nos hemos quedado estancados en alguna etapa anterior por lo difíciles que fueron las preguntas.

El Diario de Vida nos ayuda a trabajar estos conflictos para que así podamos liberarnos del dolor emocional y del miedo, para que después podamos seguir viajando con alegría y confianza.

El Diario de Vida de Anna Frank se ha convertido en un clásico ejemplo de cómo el ser humano en el más profundo miedo y dolor es capaz de darle sentido a su existencia y armarse de fuerza para seguir viviendo. Nelson Mandela cuenta en sus memorias cómo el escribir su Diario de Vida le ayudó a mantener viva la esperanza de la libertad para él y su país. Sigmund Freud, que ha sido uno de los pensadores más revolucionarios de este siglo, creador del Sico-Análisis hizo sus grandes descubrimientos y aportes a través de la escritura de su Diario de Vida.

Y un ejemplo de la literatura infantil chilena, " Papelucho". Este libro ha cautivado la fantasía de niños y adultos por la espontaneidad y sinceridad en el relato. Y se trata de un Diario de Vida donde "Papelucho" se atreve a contar la verdad de lo que le ocurre.

Hoy, en una época tan llena de tecnología, de presión y de una obsesión enorme por lo rápido y efectivo, el Diario de Vida nos sigue dando la oportunidad de contar con un amigo y un espacio donde podamos decir y expresar lo que sentimos en lo más profundo de nuestro ser.

LA MEDITACION

La meditación es el desarrollo de la tranquilidad interior.

Es el método terapéutico más antiguo y natural que existe. Se trata simplemente de ordenar nuestro mundo interior.

Hay una muy buena metáfora para poder darle palabras a lo que es la meditación, se trata de la imagen de una casa. Todos tenemos la experiencia de lo bien que nos sentimos cuando nuestra casa está en orden, está limpia, huele bien y cada pieza tiene una relación de armonía con el conjunto de la casa. Y a esta labor de ordenar la casa se le dedican muchas horas cada mes. Y además hay una parte importante del presupuesto que se destina para la buena mantención de ella.

Nuestra mente es como una casa. Necesita que se la esté limpiando constantemente de todo tipo de basuras que se van acumulando en ella. Porque de lo contrario esta casa interior se va convirtiendo en un caos. Y en vez de ser un lugar de descanso-refugio y centro de la fuerza, pasa a ser un tormento que hace que cada día sea una verdadera guerra. El meditar es la forma de hacer el aseo a nuestra casa interior.

Es curioso cuando uno mira el origen de las religiones por diferentes que sean, ya que en cada una de ellas se encuentra el mismo llamado a la práctica de la meditación. Es cierto de que hay diferencias en la forma en que cada religión define la meditación y en las sugerencias prácticas que otorga. Pero el lugar de contacto, a pesar de todas estas diferencias, está en el llamado a desarrollar la voz interior que está presente en cada uno de nosotros, no importando la nacionalidad, el color de la piel, la creencia política, religiosa o el estatus económico-social o profesional.

Esta voz interior que conecta a los seres humanos es lo que hace posible el que leamos un libro de un escritor chino de hace 2000 años y sintamos que él está expresando lo que nosotros también sentimos por dentro. Escuchamos una obra maestra de la música de Europa del siglo 15 y sentimos en la piel de que pareciera de que fue escrita para nosotros. La voz interior, o sea la conciencia, nos conecta a los seres humanos.

La ciudad, se creía hace un poco más de 100 años, iba a ser una bendición para el desarrollo pleno de los seres humanos. Era fuerte la ilusión de que las personas al salir del campo e irse a vivir junto a miles o millones de otras personas, iban así poder superar la sensación de soledad-tristeza y alienación. Pero lamentablemente la ciudad no ha traído la paz de la mente. Todo lo contrario. Hoy los que pueden hacerlo se escapan de la ciudad lo más a menudo posible porque su funcionamiento neurótico y anti-humano amenaza con asfixiar a esta voz interior.

Pero la mayoría de nosotros estamos condenados a seguir viviendo en las ciudades, y es aquí donde la meditación ofrece la posibilidad de volver a tomar contacto con esta voz interior a pesar del estrés que exista en el ambiente.

Dicen los filósofos de la India de que el meditar es hacer un viaje de retorno a nuestro hogar verdadero. Es volver a ser lo que en algún momento de nuestras vidas dejamos de ser. Quizás Violeta Parra lo sabía: " Volver a sentir profundo como un niño frente a dios."

EL PENSAMIENTO POSITIVO

Cómo pensamos, en positivo o en negativo?

El hacer del vivir un arte depende en gran parte del hacernos conscientes de que tipo de pensamientos tenemos. Cómo fuimos programados en nuestra infancia? Somos optimistas o estamos viendo catástrofes por todas partes? Fuimos criados para perder o para ganar? De qué familia venimos, de una en que los fracasos y frustraciones eran lo de todos los días, o de una en que había mucha auto-confianza y donde se estimulaba la creatividad?

Si, debemos tener el coraje de hacernos conscientes de si somos optimistas o pesimistas.

Todos andamos en busca de la felicidad y queremos evitar el dolor. De ahí la importancia de que aprendamos nuevas formas de pensar. Porque puede ser que gran parte de nuestra tristeza se deba a que la forma en que pensamos todos los días vaya produciendo un círculo vicioso de frustraciones. A quién de nosotros no le ha sucedido esta experiencia de que un día se nos ocurre una muy buena idea, un proyecto que nos encantaría realizar, y con el cual nos llenamos de entusiasmo.

Pero por alguna razón empiezan a aparecer esos pensamientos que te dicen cosas como: "Pero...y si fracaso? A lo mejor yo no tengo el talento, la educación, la fuerza o lo que sea para hacer realidad este proyecto. No, mejor no lo hago porque me puede pasar algo malo si me atrevo." Y aquí aparece la auto-profecía del fracaso.

Me pregunto qué pasaría si cuando tuviéramos esas ideas o proyectos nos llenáramos de fuerza y de auto-confianza. Y así con mucho optimismo fuéramos haciendo realidad nuestros proyectos.

Pero para que esto deje de ser un sueño y pase a ser una realidad, hay que ir a nuestras infancias. Ahí nos empezaron a decir (y a veces a gritar) un montón de cosas que nos han dejado una huella de muy poca confianza en nosotros mismos.

No somos optimistas o pesimistas porque sí, por azar. Hay mensajes que tenemos grabados en nuestras mentes y situaciones concretas por las que hemos tenido que pasar, que han ido determinando la forma en que pensamos.

Pero a pesar del cómo hayan sido nuestras infancias y demás experiencias, tenemos la posibilidad concreta de tomar control sobre la forma en que pensamos. Al final, este es el espacio de libertad real que todos podemos tener. El tener nuestros propios pensamientos. El poder definir lo que nos pase como nosotros queramos. El aprender a ver oportunidades donde otros ven catástrofes. El que nuestros pensamientos puedan ser una fuente de alegría, de fuerza y de poder, y no de infiernos de confusión-dolor y de auto-condena al fracaso.

CONTINUA

LOS CUENTOS INFANTILES Y LA VIDA DE ADULTO


Qué es lo que hace que generación tras generación nos contemos los mismos cuentos e historias?

Cambian las épocas históricas, se producen diferentes tipos de revoluciones, la economía sufre sus ciclos, pero el ser humano igual sigue buscando respuestas a sus dilemas existenciales. Y los cuentos infantiles son un verdadero mapa simbólico de cómo es la vida.

En cada cuento encontramos los mismos factores : hay un ideal que alcanzar, aventuras, desafíos, tristezas, soledad, monstruos que vencer, mares que cruzar, un héroe o heroína, y después de toda la aventura hay un re-encuentro con la alegría-la paz y una nueva vida. Esta es la función del cuento infantil, el que nos prepara desde muy niños para esa aventura profunda que es el crecer y madurar como seres humanos.

La figura del héroe y heroína es la figura central de los cuentos infantiles. Y esto habla de que la vida, independiente de las culturas y los tiempos, lucha por superar los obstáculos que no la dejan crecer. Aparece así la idea de la individualización.

Cada uno de nosotros ha estado en esta lucha interior desde muy niños por lograr ser un individuo fuerte y auto-suficiente. El hermoso cuento de Peter Pan nos da un buen ejemplo. Peter Pan quería crecer, era su mayor deseo. Pero no podía porque se le había perdido su sombra. Y mientras no la encontrara y la uniera a su cuerpo, él estaba condenado a vivir en "La Tierra De Nunca Jamás" junto a todos los otros niños que también se habían perdido.

La sombra simboliza precisamente toda esa suma de dolor - miseria - angustia - soledad, etc, que la mayoría de las veces no queremos reconocer y preferimos escaparnos de ella. Pero al igual que Peter Pan no podemos crecer en forma real hasta el momento en que con coraje decidimos aceptar y unir esta sombra a nuestro cuerpo. Peter Pan lo hizo, y por eso fue un héroe.

Hoy se está viviendo una revaloración del cuento infantil. Y todo indica de qué se trata de una forma de compensar esta obsesión por la tecnología, que no es mala en sí, pero cuando empieza a ser más importante que la vida humana en sí, entonces esta tecnología se ha vuelto en una amenaza.

Se está re-descubriendo la necesidad que todos tenemos de que nos cuenten historias para ayudarnos a crecer. Pero el problema actual está en que el lenguaje se ha burocratizado. La comunicación entre las personas ha pasado a ser algo mecánico. "Quién compra esto? Quién paga esto otro?". El lenguaje de las computadoras.

Pero los humanos necesitamos un lenguaje que integre el mundo mágico de las emociones, porque al final serán ellas las que van a determinar en qué nos vamos a convertir. Y los cuentos infantiles recuperan todo este lenguaje mágico y simbólico.

En todos los tiempos nos hemos contado historias, y hoy muy cerca de un nuevo milenio... quizás las necesitemos más que nunca.


EL DIALOGO


Los seres humanos somos un diálogo.

Desde que nacemos hasta la muerte vamos construyendo la realidad a través de diferentes tipos de diálogos. Al comienzo fueron los padres los encargados de hacer un diálogo con cada uno de nosotros. Como niños recién nacidos no sabíamos lo que eran las palabras, ni mucho menos la gramática, pero sí que teníamos nuestro propio idioma para dialogar...el Cuerpo. Este nos ayudaba a expresarnos de la mejor forma que pudiéramos.

Sin darnos cuenta, un día aprendimos el idioma de nuestros padres. Y ahí la sociedad nos invitó a dialogar a otros niveles. Escuela, amigos, clubes, fiestas, etc. Cuando ya llevábamos cerca de 15 años dialogando empezó a aparecer una imagen fuerte en nuestra mente de lo que éramos como personas.

Para los afortunados fue una imagen positiva de sí mismos que creció con los diálogos. Pero para la mayoría de nosotros fue una imagen muy negativa y auto-frustrante, porque precisamente los diálogos en que estuvimos presentes fueron marcados de críticas y ofensas. Pero a pesar de lo negativo, la vida continua buscando otros diálogos.

Pasaron los años, vinieron las crisis, pero en algún momento aparece el diálogo más importante de todos: El diálogo interior. El diálogo que le permite al ser humano reflexionar su vida y a la vez ir construyendo día a día su propia realidad.

El diálogo interior debiera ser la meta de todo proyecto de educación. Porque cuando el ser humano puede dialogar consigo mismo en paz es entonces algo natural el que tratara de buscar un diálogo pacífico con las personas. Pero cuando la educación sólo está basada en el preparar para que se compita de la forma más dura, cualquiera sea la profesión o el oficio, entonces estamos creando un diálogo colectivo de agresividad y guerra.

La calidad del diálogo interior es la verdadera prueba de la inteligencia y educación de una persona. Si este diálogo interior produce paz y alegría, entonces estamos frente a una persona inteligente.

Muchos autores han planteado en el último tiempo la necesidad de un nuevo Renacimiento. Tal como los artistas e intelectuales de Italia del siglo XV, volver ahora a poner al Ser Humano más la realidad Ecológica en el centro de todas las actividades.

Pero para esto se necesita una nueva forma de dialogar. Estamos demasiado habituados al diálogo confrontacional, donde lo que importa no es el construir puentes de contacto y así comunidades, sino el demostrarle al otro lo errado que esta. Este es el diálogo que usa la lógica de la piedra. Duro, blanco o negro, fundamentalista, fanático, dogmático.

Este Nuevo Renacimiento necesita un diálogo que integre el fenómeno de la paradoja en toda su plenitud. Porque la paradoja es lo que nos permite superar la contradicción. Con este tipo de diálogo se puede expresar todo lo que se está sintiendo y pensando. El amor - el odio - la alegría - la tristeza - el dolor - el placer, etc.

Quizás el comienzo de un nuevo siglo traiga consigo una nueva conciencia de la importancia del diálogo. Porque al final, la guerra y la paz comienzan en la mente de un individuo.


LA INTEGRACION


La integración es la meta de la terapia sicológica.

Significa que ahora estamos en paz con nuestra historia personal. Integración es sinónimo de salud.

La integración se logra cuando el dolor agudo ha salido de los 3 niveles de la conciencia: El físico-el emocional y el intelectual. Es una re-conquista de lo que somos.

Gracias a la integración podemos sentir toda la fuerza de nuestro cuerpo, todo el océano de nuestras emociones y la potencia de nuestro intelecto. En otras palabras, la idea de la integración es lo mismo que la libertad. La libertad de poder hacer con nuestra vida lo que queramos.

Aunque es claro de todos estamos dentro de estructuras y sistemas sociales y económicos que no podemos cambiar a nuestra voluntad. Pero una vez que ha salido el dolor agudo de nuestro organismo podemos sentirnos en paz a pesar de estar dentro de estructuras sociales.

Una vez producida la integración personal viene la otra etapa y desafío de integrarnos con la historia de nuestra cultura como con la historia del mundo en general. Es esta integración lo que nos permite el darnos cuenta de que somos parte de una inmensa cadena que nos conecta hasta los primeros seres humanos que evolucionaron en este planeta. Cada uno de nosotros es un heredero biológico y cultural de todo lo que el ser humano ha evolucionado a lo largo de los siglos.

Esta integración con la historia nos permite darnos cuenta de que lo que pensamos y creemos es el resultado de que hemos crecido y madurado en un determinado momento de la historia. Y así se nos abre una enorme fuente de creatividad e inspiración. La historia nos hace fuertes.


LA CONCIENCIA


El gran siquiatra y escritor C. J. Jung dijo una vez que la vida consistía en dos momentos: Primero, la vida inconsciente, y luego la vida en forma auto-consciente.

La vida inconsciente, en general, dura hasta los 30 o 50 años de edad. Es aquella etapa de la vida en que emocionalmente estamos en una guerra interior por separarnos de nuestros padres. Caos es la mejor palabra que define esta vida inconsciente. Puede ser que nuestra vida exterior parezca bien, pero lo que sentimos por dentro es una eterna contradicción.

En esta etapa de la vida nos movemos por impulsos, la mayoría de las decisiones las tomamos sin estar realmente seguro de lo que estamos haciendo. Somos gobernados por nuestros impulsos neuróticos. No importando la edad cronológica que tengamos, pero por dentro seguimos siendo verdaderos niños en los planos emocional e intelectual.

Es muy común de que una catástrofe personal (llámese accidente, enfermedad grave, muerte de un ser muy querido, separación, desastre económico, etc.) desate el proceso que pondrá fin a esta primera etapa de la vida. Esta es la famosa crisis de la mediana edad. Un nuevo mundo ha empezado a aparecer en nuestra mente.

Nunca la transición de la vida inconsciente a la consciente es sin dolor. El dolor es el verdadero puente que conecta a estas dos vidas. El desarrollo de la conciencia es un camino doloroso. Es el infierno, momento de la vida que ha dado origen a las más grandes obras de la literatura mundial, tres ejemplos: La obra de Moisés sobre el génesis y de cómo el ser humano se hace auto-consciente a través de comer del árbol del conocimiento. "La Divina Comedia" del italiano Dante Alighieri, y la obra central de Shakespeare, "Hamlet", el hombre que se ve enfrentado al dilema más grande de la existencia...Ser o No Ser?

El paso de una etapa a otra puede ser el comienzo de una vida de mucha satisfacción y creatividad, o una etapa crítica, que se vuelve crónica y donde pueden aparecer todo tipo de enfermedades y conflictos.

Creo fuertemente de que estamos viviendo una época donde es casi urgente de que estos temas se vuelvan públicos. Ya esta bueno de sentir vergüenza y culpa por el necesitar respuestas y explicaciones al porqué muchas veces nos sentimos tan mal y confundidos.

Una vez que la conciencia se ha despertado, la vida se ve diferente. Nuestra historia personal cambia de carácter. Nuestras desgracias empiezan a tomar un carácter diferente. Y la alegría verdadera es el regalo que la vida nos brinda por el tremendo coraje que se necesita para poder dar el salto desde la inconsciencia a lo consciente.

Y cuando hemos descubierto nuestro verdadero y propio "YO", ahí podemos decir que empieza la vida verdadera. Es como que todos esos 30-40 o 50 años que nos costó dar el salto fueron nuestra pre-historia. Con la conciencia abierta empieza nuestra Real Historia Personal.

La luz del amanecer después de la total oscuridad.


EL CAOS


La vida es un caos.

La energía vital que está presente en todos los seres vivos, desde las plantas-animales humanos-etc, es de una naturaleza caótica.

Pero el caos no tiene porque ser sólo algo negativo. El fenómeno del caos tiene dos caras, como todos los fenómenos de la naturaleza. El caos puede ser una fuerza constructiva o una fuerza que lleve a la destrucción de los pueblos e individuos.

Al ver el caos como algo positivo y motor de todo tipo de creación, quiere decir entonces de hemos comprendido un gran secreto: Que la vida es un flujo de energía. Y que nuestras posesiones materiales (desde el auto-casa-tv o lo que sea) y nuestros títulos profesionales o etiquetas que usamos para sentirnos más seguros, son sólo instrumentos que nos permiten tener la ilusión de que tenemos control y poder sobre la vida.

Pero en el fondo, no podemos poseer nada porque nuestra naturaleza real como seres humanos es que somos centros de energías. Y la energía no se puede poseer en libretas de ahorro en bancos de lujo, sólo se puede sentir-transformar y dejar fluir.

Esta visión de la vida como una fuente de energía caótica tiene sus orígenes en los primeros grandes filósofos de Asia. Fue y es la idea central del Hinduismo, y después también del Budismo. Los chinos igual la expresaron. Y en la cultura judeo-cristiana también ha estado presente desde los primeros profetas judíos. Y los poetas de todas las épocas siempre le han cantado a este baile caótico de energía que es la vida.

Cuando el caos lo aceptamos e integramos a nuestra vida en forma consciente, entonces hemos dado el paso clave para ver y vivir la vida como una obra de arte. El caos consciente nos puede ayudar a vivir cada día como si fuera el primero de nuestra vida, y a la vez como si fuera el último de nuestras vidas, por irónico que esto parezca.

El caos consciente es sinónimo de libertad.

Pero cuando todavía somos esclavos de nuestros conflictos neuróticos, producto de todos aquellos problemas no resueltos de nuestra historia personal, entonces aquí el caos se vuelve algo aterrador. Y esto es lo que da origen muchas veces a esa obsesión por el orden y el control de todo. El caos y su libertad son una amenaza cuando la vida personal está llena de mentiras. Ahí aparece la represión con toda su fuerza para bloquear a esta energía creadora del caos.

Los artistas siempre han jugado con el caos y por esto que son las primeras víctimas cuando llegan las dictaduras. Pero las dictaduras no sólo son fenómenos políticos o religiosos. Las familias y los individuos pueden ser también verdaderas dictaduras que bloquean y reprimen la expresión de este caos positivo.

La ciencia está hoy estudiando con seriedad el fenómeno del caos. Porque afortunadamente ha hecho crisis ya ese modelo racionalista de ver la realidad. Modelo que creía que todo se podía explicar con el pensamiento "objetivo". Pero a pesar de la arrogancia de esta ideología científica, las grandes preguntas de la vida siguen siendo un misterio.

Cuando la sensibilidad, intuición y otros estados de la conciencia empiezan a ser practicados y tomados en serio por los científicos, entonces estos empiezan a darse cuenta de que la realidad es un flujo caótico de energía. Y a la vez empiezan a aceptar que los que mejor han descrito la realidad han sido los poetas de todos los tiempos y no los racionalistas en sus fríos laboratorios.

Esta nueva visión del fenómeno del caos es muy positiva porque nos puede ayudar a entender mejor aquello que más necesitamos los seres humanos: El Amor.

El amor como un flujo de energía caótica que no se puede poseer, pero si sentir-disfrutarlo y dejarlo fluir.


LA INDEPENDENCIA


Los seres humanos somos un sistema de energías.

Y la necesidad fundamental de la energía es que pueda fluir libremente. La independencia en este contexto es el libre fluir de lo que verdaderamente somos como personas.

Pero como todos sabemos, este ideal es algo muy difícil de lograr. Y se hace necesario el analizar en profundidad que es lo que está bloqueando el libre fluir de nuestra energía vital.

El problema mayor está en que toda la sociedad está formada de tal manera que nadie pueda ser independiente. La independencia personal es vista como una traición a diferentes grupos (religiones-partidos políticos-familias-o asociaciones de cualquier tipo). La huella que traemos de la infancia es la de que nos obligaron a depender de muchas personas, y así fue creciendo la imagen interna de que no teníamos la capacidad para ser seres humanos independientes. Teníamos que seguir por siempre prisioneros de la masa en que habíamos nacido y crecido.

Pero esto no tiene porque ser así, no es algo natural. La biología del ser humano está hecha de tal forma que lo capacita a él o ella para crecer- hacerse fuerte y auto-suficiente. Y otra vez aparece la paradoja, sólo al ser realmente independientes como seres humanos podemos encontrar la amistad y el amor con otras personas.

La independencia cultural no es algo que sólo atañe a los países y pueblos, sino que también es un tema de mucha importancia en el desarrollo de cada persona. Cada país tiene su propia forma de mirar la vida, y esto implica un montón de definiciones sobre el bien y el mal, lo bello y lo feo, lo importante y lo trivial, etc. Si somos esclavos de la cultura del país de origen, entonces hemos caído en la religión del nacionalismo...fenómeno que ha generado las guerras más sangrientas.

La idea de una cultura internacional y global coincide con la definición de la independencia: El libre fluir de la energía vital, el libre fluir de las ideas cualquiera sea su lugar de origen.

Y otra vez aparece la paradoja, porque es cuando nos hemos liberado de nuestra cultura de origen y nos hemos abierto al encuentro de todas las culturas para aprender y crecer como seres humanos, es en este momento de apertura cuando podemos ver a nuestra cultura de origen en toda su plenitud y profundidad. El independizarnos de nuestra cultura de origen nos hace amarla y comprenderla mejor.

La independencia encuentra a su hermana en la conexión. La conexión con otros seres humanos, ideas, visiones y emociones.

Pero hoy circula un falso concepto de la independencia, el famoso egoísmo. La economía neo-liberal, que se ha convertido en la nueva religión de este planeta, tiene una visión de la vida que confunde y mal interpreta el verdadero significado de ideas tales como libertad-individuo-independencia, etc.

La independencia se define como el tener la mayor cantidad de dinero para comprar así una gran cantidad de cosas, que en la realidad no necesitamos y no importando el precio humano que haya que pagar por esta avaricia. Es esta idea de la independencia la que después se convierte en una inmensa soledad, llena de cosas, pero muy amarga.

La independencia real nos conecta a los seres humanos, por irónico que esto parezca. Sólo cuando dos seres humanos son libres e independientes pueden darse amor de verdad.


EL LLORAR


El llorar es una necesidad biológica.

El llorar es un fenómeno que pertenece a nuestra fisiología al igual que el hambre, la sed o el deseo sexual.

El llorar es una verdadera ducha interior de la persona humana. Es un lavado interior profundo en donde el cuerpo y el espíritu se abrazan, ya sea para buscar consuelo por el dolor de alguna desgracia o para sentir la alegría de la victoria alcanzada.

El gran siquiatra norteamericano Arthur Janov, creador de una teoría revolucionaria para entender y tratar la neurosis humana llamada " Teoría Primal ", ha desarrollado una serie de estudios sobre el rol y función del llorar en la vida de los seres humanos.

Y la conclusión clara y radical de sus estudios es que el llorar es una de las claves para la liberación de la neurosis. Y la razón es de que al llorar nuestras penas o alegrías se nos abre todo nuestro organismo, tanto físico como emocional. Y es esta abertura la que se necesita para expulsar todo el dolor que se esconde dentro de nosotros, y que al final es la raíz escondida de casi todas nuestras enfermedades. Las lágrimas abren el camino para la liberación de nuestro ser real.

Por qué nos sentimos avergonzados cuando lloramos? Generación tras generación hemos cometido el error de confundir el llorar con la debilidad. Y este error colectivo ha traído trágicas consecuencias. Desde la violencia entre dos individuos hasta la enfermedad social más grave, la guerra, podemos encontrar la huella que se produce al prohibir la libre expresión de las lágrimas que tienen el poder de limpiarnos y sanarnos.

Cuando se le prohíbe a la persona humana llorar, esta se llena de energía auto-destructiva que tratará de encontrar cualquier canal para liberarse. Y es esta enorme energía cargada de auto-destrucción la que da origen a actos violentos que no tienen ninguna explicación lógica, o que se desatan por el más tonto detalle. Si nos prohibieran comer moriríamos dentro de pocos días. Si nos prohibieran respirar la muerte sería instantánea.

Y cuando la cultura en que crecimos nos prohíbe llorar porque nos dicen que somos débiles, también empezamos a morir. Con la diferencia del hambre y el respirar de que son muertes rápidas, al no poder llorar nuestro ser y yo real empieza poco a poco a desaparecer de nuestra conciencia. Y ahí es cuando aparece un yo falso y neurótico que hace todo lo posible para jamás tener que sentir esta profunda necesidad de llorar de nuestro ser real.

El llorar y la creatividad tienen una relación muy profunda. Porque la creatividad es un encuentro, un encuentro con la energía vital y real que somos por dentro. Y a partir de este encuentro le damos forma a esta energía que somos. Y al llorar también nos encontramos con este ser real. Lágrimas y arte van de la mano.

No es casualidad entonces de que una sociedad que prohíbe el llorar no aprecie ni valore a sus artistas. Rambo, Schwarzenegger y otros que ya revientan de músculos artificiales, esos son los ídolos modernos, hombres que no lloran. Sino que a la menor provocación son capaces de responder con la mayor violencia.

Pero los siquiatras saben muy bien de que este tipo de hombres son profundamente inseguros y tristes, necesitan sus músculos para no ver la tristeza del niño que se esconde dentro de ellos y que lo único que quiere es que le den la oportunidad de llorar todas las lágrimas que tiene acumuladas.

Quizás algún día entenderemos que la valentía es la hija del llanto.

CONTINUA

EL TRAUMA DEL NACIMIENTO


Nacemos gritando y en estado de shock.

El comienzo de la vida es una de las crisis más fuertes que sufrimos. Pero esta realidad esta callada, o mejor dicho no queremos saber nada de este momento inicial crítico que nos marca para el resto de lo que será nuestra vida.

Hoy hay un consenso de que se necesita revitalizar a las ideas humanistas y a todos los valores que derivan de ellas, pero un humanismo que no se una en estrecha relación con la biología, es entonces un humanismo que no tiene posibilidades de hacer cambios concretos. Y esta etapa clave de nuestras vidas, los 9 meses promedio que estamos en el vientre de nuestra madre y el momento del nacimiento, no han sido tomados en serio en los diferentes proyectos humanistas que buscan crear un mundo mejor.

Hoy se sabe con rigor científico de que la neurosis no empieza en realidad en la infancia como todo el tiempo se ha creído. La neurosis comienza en el vientre materno. Cuando éramos pequeños seres embrionarios en el vientre materno podíamos sentir y éramos vulnerables a lo que estaba sucediendo en el medio ambiente en que vivía nuestra madre. Si ella estaba triste, de una u otra forma nosotros también lo estábamos. Si había violencia contra ella a nosotros también nos estaban pegando.

El humanismo que necesitamos hoy día debe darse la mano con la realidad de la biología, porque al final los seres humanos también somos una raza animal más.

Una de las grandes revoluciones que están ocurriendo en las ciencias sociales a finales de este siglo es la consolidación de la teoría que dice de que en la forma en que nacemos depende el sí somos optimistas u pesimistas al ir creciendo y madurando como seres humanos.

El nombre técnico a la personalidad optimista es "simpático" y a la pesimista se le llama "para-simpático". Cuando estábamos a punto de nacer, en los momentos en que se dio comienzo al terremoto biológico en el vientre materno, nos vimos obligados a movilizar nuestro cuerpo para poder salir al mundo exterior.

Pero si esta lucha por salir del vientre materno fue muy difícil, todos nuestros sentidos comprendieron en ese momento de que lo mejor era el quedarnos pasivos y esperar el resultado que fuera.

Es esta experiencia vital del quedarnos pasivos por nuestra sobre-vivencia es lo que nos hace reaccionar después con la misma pasividad cuando nos vemos enfrentados a problemas y conflictos difíciles que echan a andar todos esos recuerdos del trauma original que tenemos grabado en todo el cuerpo. Y esto nos lleva a la reacción pesimista ante la vida.

Y el modelo de personalidad "simpático" u optimista, se presenta cuando la lucha por salir del vientre fue relativamente rápida y sin grandes complicaciones. Se impregnó en nuestro cuerpo una sensación de que era positivo el luchar. Cada uno de nosotros es una mezcla de estos dos prototipos de personalidad. No existe el individuo que sólo sea uno de estos dos modelos. Somos una mezcla, pero hay un prototipo fundamental que nos domina.

Otra vez aparece el fenómeno de la conciencia como el protagonista fundamental en todo este viaje hacia la libertad. La idea está en el poder volver a sentir poco a poco toda nuestra historia personal que la llevamos escrita en cada una de nuestras células. Hasta que con el correr de los años, cuando estemos realmente preparados, poder llegar a sentir el dolor y la angustia primaria que traemos desde la etapa del vientre materno y el shock del nacimiento.

No es posible el liberarse de todo esto en un espacio corto de tiempo. Se necesitan años de terapia y de trabajo personal. Nuestro cuerpo tiene la sabiduría natural que necesitamos para ser libres, y si lo escuchamos con respeto lo que cada día nos va diciendo el nos guiará a través de los años que dura la terapia personal. El nos indicará hasta donde podemos llegar en cada momento de nuestro trabajo.

La terapia personal que nos lleva de vuelta a la libertad de lo que realmente somos es un viaje que empieza en los problemas que tenemos ahora como adultos y termina en el comienzo mismo de la vida. En el grito de dolor que dimos al nacer puede estar la clave del grito de libertad que tanto buscamos.


LA VIOLENCIA
Puede haber algo positivo en la violencia?

Yo creo que sí.

Se hace necesario el estudiar el fenómeno de la violencia desde una óptica que integre los dos polos de la existencia, lo positivo y negativo. En el debate actual sobre la violencia se ha exagerado lo negro y negativo de ella. Y esto nos hace caer en la ilusión de que con una efectiva y fuerte represión de todo tipo de violencia podríamos llegar a vivir en un tipo de sociedad donde está ya no existiría más y la paz sería lo único que reinaría todos los días.

El gran aporte que nos ha dado el escritor Sigmund Freud y toda la tradición de análisis sicológico y social que con él nació, es precisamente la idea de que lo que se ve en la superficie es sólo un síntoma de una realidad enfermiza que está enterrada y nadie quiere reconocer. Y el síntoma es la única posibilidad que tiene esta enfermedad real de expresarse y pedir ayuda.

Si creemos de que la violencia es por sí El problema, entonces estamos negando a la persona humana real que siente angustia- dolor - humillación y una injusticia global contra él o ella. Y a lo mejor detrás de este arrebato de violencia hay un ser humano real que lo único que está pidiendo es un poco de amor - respeto y comprensión por todo lo que ha sido su verdadera historia personal.

No se trata de estimular la violencia. El punto está en el que nos atrevamos a ver en la cara las verdaderas causas de la violencia. Es difícil el que un ser humano al cual se le ha dado amor verdadero- respeto y las oportunidades materiales concretas que necesita para su desarrollo, se convierta después en un animal salvaje.

El rol que las emociones violentas tienen en el resultado de la terapia sicológica es de la mayor importancia. Una terapia exitosa se puede definir como el desarrollo de la capacidad del individuo para reconocer-sentir y transformar en algo constructivo toda la energía llena de violencia que la persona ha acumulado a lo largo de toda su vida. Esta enorme energía ahora puede estar al servicio de la vida y de su construcción.

Y a la vez una terapia que no funciona puede ser el resultado de la incapacidad del individuo para hacerse cargo y responsable de su propia violencia interior. Y esto provoca el que todo ese volcán interior tenga que proyectarse hacia el exterior y hacia otras personas. Y así la violencia que podría haber estado al servicio de la vida, inicia una serie de acontecimientos que hacen crecer a esta fuerza destructiva.

En las últimas tres décadas mucho es lo que se ha estudiado sobre el rol que la familia tiene en la creación de seres humanos sanos o neuróticos. Y un factor central en esto es qué actitud y grado de tolerancia tienen los padres frente a la violencia y todas aquellas emociones que se derivan de ella. Un hogar que acepta y estimula el diálogo acerca de estas emociones violentas como la ira-el deseo de venganza-la envidia y todo aquello que le llamamos " negativo ", es un hogar que tiene buenas posibilidades de dar al mundo seres humanos sanos y alegres.

Pero la familia que reprime y prohíbe todo intento de expresión directa y sincera de esta "zona negra" que tenemos los seres humanos, no hace más que contribuir a la locura colectiva que domina a este planeta tierra.

La violencia es un fenómeno natural, que en sí mismo no tiene una connotación moral. Depende del cómo se la use lo que determina si es una fuerza a favor o en contra de la vida. La represión jamás podrá eliminar la violencia. Esta es una ilusión muy destructiva que la historia del mundo lo recuerda muy bien. Desde el Estado al Individuo, estamos prisioneros con esta idea de que cualquier forma de violencia hay que reprimirla. Naciones Unidas fue creada hace 50 años para que no hubieran más guerras, pero es difícil el encontrar en las hojas de la historia otro periodo de 50 años donde hayan existido tantas guerras al mismo tiempo.

Ya es hora de abandonar esta falsa ilusión de que la razón puede controlar la vida. La era de la idealización de lo racional está llegando a su fin, porque el daño humano ha sido muy grande. Está naciendo una nueva conciencia, una conciencia que integra lo racional pero que a la vez esta mucho más allá de esto. La conciencia global que acepta la realidad de que la violencia y la paz van de la mano.



EL INDIVIDUO Y EL UNIVERSO


Estamos conectados.

Pero no estoy pensando en aquellas muy buenas películas de ciencia ficción y todos aquellos monstruos y platillos voladores. Estoy pensando en la sabiduría acumulada de la historia humana y en el pensamiento científico moderno.

El gran postulado de la ciencia física moderna es que todo está conectado. Y la herencia cultural y mística de las grandes civilizaciones nos ha dicho lo mismo, de que somos parte de un gran todo.

Lo que ha hecho la ciencia en estas últimas décadas no es el descubrir esto, sino que simplemente lo ha reconfirmado con su lenguaje técnico.

Cuando con tranquilidad reflexionamos de qué está compuesta la naturaleza y todo lo que nos rodea arriba y abajo, aparece muy clara la imagen de que nosotros los seres humanos somos una parte más de esta totalidad que llamamos universo.

La concepción de universo ha sido, generalmente asociada a la de orden armónico, una música o una poesía. Entonces lo que existe es una gran canción o poesía en la cual como raza humana formamos una estrofa o nota.

El nuevo siglo que esta por empezar requiere un expandimiento de nuestra conciencia para que podamos tener éxito en la solución de nuestros problemas colectivos. Y un gran paso en esta dirección es cuando nos liberamos del nacionalismo y empezamos a darnos cuenta de que nuestra verdadera " patria " es el Planeta Tierra en su conjunto.

Y de ahí viene el otro gran desafío de darnos cuenta de que nuestro planeta es un pequeño organismo vivo que a su vez forma parte de infinitos sistemas de galaxias que llamamos Universo, y que los griegos llamaban Cosmos.

En la historia de la filosofía de Europa se plantea que fue en el Renacimiento donde se separó el cuerpo del alma. Se cita a menudo a Rene Descartes como el representante de esta visión: "Pienso, luego existo". Y así el intelecto y lo racional comenzaron a tomar una posición de poder casi absoluto. Hasta que llegamos a nuestro siglo 20 donde lo racional pasó a convertirse en sinónimo de la vida misma.

Pero en esta visión racionalista de la vida había algo que estaba fundamentalmente errado. Esta visión aliena al ser humano porque lo reduce a un mero fenómeno intelectual. Una verdadera máquina que había que programar para que rindiera frutos al sistema económico, y punto.

Lo paradojal en esta época de la razón es que las enfermedades mentales y la gravedad de las neurosis han aumentado de una manera increíble en los últimos 50 años. Es esta visión racionalista de la vida la que nos perturbó nuestra relación natural con el Universo.

Pero afortunadamente estamos ahora en una etapa de transición donde se está creando a escala mundial una nueva visión, un nuevo paradigma de la vida. Esta nueva visión ha recibido muchos nombres, entre ellos "Nueva Era", "Conciencia global" etc. Lo importante es el postulado de que los seres humanos somos la unión de estos cuatro mundos: El cuerpo biológico, las emociones, el intelecto y el espíritu. Una nueva visión que integra todos los diferentes mundos que cada uno de nosotros es y vive cada día.

El desafío de identificarnos con el Universo es la gran tarea que la raza humana tiene ante sí.

Cuando nuestra identidad personal se vuelve cada vez más estrecha entonces aparece el caos negativo y la guerra. Una de las grandes causas de la esquizofrenia colectiva que presenciamos hoy día en el mundo es la crisis de identidad global que sufrimos. No tenemos raíces, da la sensación de que andamos en el aire sin rumbo fijo.

Desde muy niños nos han motivado a desarrollar una serie de identidades personales muy estrechas y negativas. Que nuestro país era el mejor de todos- que nuestra ciudad era la más bella de todas- que nuestra escuela era la de mejor calidad- que nuestros padres eran los mejores del mundo- y al final que nosotros como personas éramos los mejores del mundo. Mentiras y más mentiras.

Esta identidades personales tan estrechas producen violencia porque nos condenan a que todo el tiempo estemos llenos de miedo de perder estas ilusiones de grandeza. Entonces no nos podemos relajar. Gastamos enormes cantidades de energía vital en el tener que proteger a estas identidades falsas. Y cuando este proceso individual lo llevamos a un pueblo entero, bueno entonces no es muy difícil el entender el porqué nace la locura social llamada guerra.

Como raza humana necesitamos una nueva conciencia que nos permita darnos cuenta de la realidad de lo que somos. Seamos creyentes de alguna religión o no, esto no importa, porque al estar solos y en silencio sentimos y sabemos que dentro de cada uno de nosotros hay un espíritu que está vivo y quiere expresarse. No puede ser una simple coincidencia de que todas las culturas que han existido han hablado de este espíritu que llevamos por dentro.

Seres espirituales y seres humanos que habitamos un planeta que es hijo de un todo mayor hermoso y lleno de misterios.


LA SOLEDAD


La soledad es una condición de la vida.

No podemos escaparnos de ella. Pero lo que sí podemos hacer es el crear una relación positiva con ella. Sí, el llegar a hacerse amigo de la soledad.

Comúnmente la soledad es vista como algo muy negativo. Algo que hay que evitar de todas formas. También se la percibe como un símbolo del fracaso y de la amargura. Y esta visión de la soledad nos hace esclavos del grupo y de la masa, nos escapamos así de nuestra verdadera libertad.

Pero... Qué pasa cuando descubrimos que la soledad puede ser algo muy positivo? Una revolución en nuestra conciencia. Nos damos cuenta de que en la soledad realmente podemos creer y convertirnos en adultos. En la soledad podemos encontrar nuestra verdadera identidad personal. Y con esta identidad real podemos crear la vida que siempre hemos querido vivir.

La conquista de esta soledad positiva nos abre las puertas hacia una comunicación con las personas a un nivel muy directo, profundo y sincero. Porque en la soledad no podemos seguir mintiéndonos a nosotros mismos, tarde o temprano estamos obligados a reconocer nuestra propia verdad. Y es este descubrimiento lo que nos permite una comunicación a niveles muy profundos.

La comunicación que nace de la soledad es emocional. Porque en la soledad nos hemos dado cuenta de que nuestros problemas reales no están en el plano racional o intelectual de la vida. No, los verdaderos problemas los tenemos en el mundo de las emociones. Es ahí donde estamos bloqueados. Y la soledad nos muestra con la claridad de una lupa dónde está nuestro conflicto. Y con esto se abre la posibilidad de la libertad real.

Hay un aspecto que me ha llamado siempre la atención con respecto a las religiones y a sus profetas o héroes, el que siempre la soledad ha tenido un rol fundamental en la vida de estos hombres. En el caso del cristianismo y el budismo el fenómeno de la soledad es claro. Jesús, según relatan los escritores que contaron su vida (los así llamados "Evangelistas") pasó mucho tiempo en la soledad para poder definir el propósito de su vida. Y fue en toda esta soledad y la natural transformación de la conciencia que esta trae, de donde surgió el hombre que fue un lider revolucionario de la Palestina de aquellos tiempos.

Buda, que fue también un hombre de carne y hueso y además príncipe de la casta de los brahamanes de la India, abandonó en su juventud toda la riqueza de su padre e inicia así un largo peregrinaje en busca de si mismo, de su real identidad personal. Y después de muchos años de trabajo-estudio y soledad, lo logra.

Pero esta presencia de la soledad como el fenómeno catalizador de la metamorfosis personal se pierde poco a poco con el desarrollo de la teología y la conquista del poder político y económico de las religiones en la sociedad. Parece ser de que se le empieza a tener miedo a la soledad...quizas sea porque Jesus y Buda en la soledad se revelaron contra las religiones dominantes de sus epocas, Jesus contra la ley de Moises y Buda contra el Hinduismo. En la soledad se dieron cuenta de que tenían que seguir sus propios caminos.

Se le llama a esta época actual "Moderna", pero en el fondo no lo es, ya que el fenómeno del hombre y mujer modernos es algo mucho más profundo que el andar en autos de lujo o comprar en grandes almacenes.

La verdadera modernidad es un fenómeno de la evolución y re-volucion de la conciencia en los seres humanos, y es claro entonces de que nuestra epoca no es moderna...es otro capítulo más de la época barbárica. Si fueramos realmente modernos tendríamos otra actitud general frente a la soledad. No la evitaríamos. Sino que aprenderíamos a extraer de ella la vida verdadera. La vida de la creatividad, del amor, de la trascendencia, la vida que esta más alla de esa auto-destrucción cotidiana que contamina el alma de la mayoría de las personas en esta época tan irreal y anti-natural.

Es curiosa nuestra época, todos andamos con la ilusión de que somos seres racionales y libres, que somos nosotros los que decidimos que pensamos y creemos. Pero a la vez los grados de conformismo e incapacidad de expresar claramente en que se cree y se piensa son cada vez mayores. Vivimos en una época donde el tener una opinión muy clara sobre la realidad es un pecado. Se sanciona al que se atreve a pensar libre y claramente.

Pero no fue esto lo que le paso a Socrates hace ya muchos siglos atras? La mente represiva y barbárica no ha cambiado a pesar de los siglos que han pasado. Creo de que cuando como individuos podamos estar en paz y sentirnos bien al estar solos, ahí habremos progresado de verdad y estaremos viviendo en la tan esperada época moderna.

CONTINUA

LA MUSICA


La música es el idioma favorito del espiritu humano.

La música tiene la propiedad de llegar hasta lo más profundo de nuestro ser. Con los estudios que ha hecho la Antropología se ha demostrado de que la música ha tenido un lugar especial en todas las culturas y pueblos que han existido. En cada una de las ceremonias religiosas o civiles de alta importancia, siempre la música ha sido la invitada de honor, se empieza y termina con ella.

La música es algo que no lo podemos tocar, ni mucho menos medir cientifícamente. La música es algo invisible. Y Qué es el espíritu humano, no es acaso también algo invisible que tampoco lo podemos tocar, pero que sabemos muy bien que existe dentro de nosotros?

Curioso es el hecho de que en todas las dictaduras, sean políticas o religiosas, siempre se ha censurado en forma muy violenta a la música libre. Porque los dictadores, o mejor dicho los intelectuales que los apoyan y aconsejan, saben muy bien el poder de liberación que tiene la música. En cambio cada dictadura crea himnos oficiales, fuertes y violentos, y obliga a las masas a cantarlos lo más que se pueda. Porque la música, al igual que todas las otras energías, también tiene el poder destrui a las personas si es mal usada.

Hoy se esta viviendo una revolución en la pedagogía. Y se trata precisamente de que la ciencia se esta recién dando cuenta de los milagros que la música puede producir, fenómeno que las culturas tradicionales de hace miles de años ya lo sabían muy bien.

Siempre la escuela ha creído que el aprendizaje se produce de un modo racional. Que bastaba que se aprendieran unos cuantos datos de memoria y después se repitieran en una hoja de papel, y así el aprendizaje se había logrado. Y con esta mentira hemos crecido todos.

En esta visión de la escuela tradicional las emociones no tenían nada que ver con el aprendizaje, es más se las consideraba como una muestra de debilidad que había que reprimir muy fuerte. Pero poco a poco empieza a madurar la idea de que el conocimiento es algo esencialmente emocional. Porque son las emociones las que integran y dan vida a esto que llamamos Ser Humano. Y no hay nada más fuerte y poderoso para el desarrollo de las emociones humanas que la música.

La neurosis es hoy uno de los más grandes problemas que afecta a la humanidad. Y la neurosis es la enfermedad del no poder sentir en libertad todas nuestras emociones, porque el organismo está lleno de bloqueos. Pero la música tiene la propiedad de romper todas las barreras que bloquean nuestras emociones verdaderas.

La música es sinónimo de libertad. No la bulla, porque esta en vez de relajar al espíritu humano lo perturba más. El sentir, el vivir la música en toda su plenitud nos va trayendo de vuelta aquellas memorias en las cuales se encuentran nuestros traumas que bloquean la energia vital que necesitamos para poder crecer de verdad.



LA FANTASIA


"La fantasía es más importante que el conocimiento."

Este es un pensamiento del gran científico y humanista Albert Einstein. Para él la fantasía fue siempre el pilar básico de su trabajo científico. Cada vez que le hacían la pregunta del porqué y el cómo él había logrado las dos teorías de la relatividad (la general y la especial, que revolucionaron toda nuestra percepcion de la realidad y del tiempo) Einsten contestaba de que su secreto estaba en que siempre conservó la fantasia de su niño interior. Y fue este ojo interior fantástico lo que le permitió ver hacia otras dimensiones.

Pero...Por qué nosotros, los ciudadanos comunes y corrientes, tenemos tantos problemas con este fenómeno de la fantasía? De dónde vienen todos esos miedos que le tenemos a la luz de la fantasía ?

Es curioso lo que pasa con nuestros sistemas de educación. Estudiamos y memorizamos un montón de datos de los hombres y mujeres que más han usado su imaginación (escritores-científicos-aventureros-caudillos-místicos-etc). Y en la sala de clases los profesores nos hacen idealizar a estos seres humanos pero nos prohiben terminántemente el imitarlos. Podemos aprender datos sobre ellos (desde la fecha de nacimiento hasta el nombre de sus tías), datos que en la realidad concreta de nuestras vidas no nos sirven para nada.

Pero si nos estimularan y ayudaran a tener el CORAJE de usar nuestra propia fantasía para construirnos el camino de nuestra vida, ahí entonces les daríamos homenajes vivos y reales a estos heroes y heroínas de la historia que con la luz de sus fantasías nos mostraron el camino.

Siempre estamos escuchando el que no tenemos que ser fantasiosos, que debemos ser realistas. Que las fantasías son para los niños. Pero la realidad es, queramos o no aceptarlo, de que estamos todos los dias usando nuestra fantasía. El problema esta cuando las fantasías negativas y auto-destructivas toman el poder sobre nosotros. Y ahí estamos en un proceso inconciente en que creamos escenarios negativos y llenos de conflictos para nuestro futuro.

En esta situación la fantasía se vuelve en un tremendo obstáculo para la construcción de la vida que todos queremos vivir.

Pero cuando usamos la fantasia en forma conciente, esta se transforma en un hermozo regalo que la vida nos ofrece. Con la fantasía de nuevo como nuestra mejor amiga volvemos a ser niños, pero ahora con la diferencia de que tenemos también una conciencia de adulto que nos guía y ayuda en nuestros días concretos.

La fantasía nos trae de vuelta el placer de jugar, algo que la mayoría de nosotros había perdido hace muchos años atras. Pero al recuperar el placer de jugar, la vida deja de tener toda esa pesadumbre y tristeza tan inmenza.

Y llega el momento en que la conciencia se nos despierta y nos damos cuenta de que toda esta vida de adultos tan llena de reglas y convenciones que amenaza con ahogarnos, no es otra cosa que un juego colectivo en que todos estamos metidos. Un juego colectivo que usa una fantasía negativa que nos enferma y nos llena de violencia.

El desafio entonces está en el salirse de este juego colectivo auto-destructivo con la ayuda de la fantasía positiva. Y con su fuerza sanarnos de nuestro dolor para después contribuir a crear una sociedad mejor.

La fantasía y el problema del dolor, esta conexión tiene hoy mucha relevancia en la literatura sicológica. Porque si hay algo claro sobre la vida de los seres humanos es el que nos duele vivir. Sentimos dolor físico y emocional, y lo grave esta en que aumenta el número de personas que sufren dolor crónico. Ni las cirugías ni las pastillas han tenido éxito contra este dolor crónico. Pero sí que lo han tenido aquellas terapias alternativas a la medicina oficial, tan fría e inhumana.

Y en estas terapias alternativas el rol de la fantasía conciente y positiva es la clave de todo el trabajo por recuperar la salud y la libertad personal. En la mayoría de las personas que sufren de dolor crónico el problema de fondo es un conflicto existencial en que él o ella está atrapado. Es un dolor del espíritu que se expresa a travez de su cuerpo.

La fantasía nos puede ayudar a descubrir y crear a nuestro propio consejero interior. Todos llevamos dentro de nuestra conciencia una voz que nos quiere ayudar a que nos sanemos de nuestro dolor para que asi podamos disfrutar de la vida. Creo de que el reconocimiento masivo en la literatura actual de la existencia real de esta voz interior que tiene el poder de liberarnos es uno de los grandes acontecimientos de la historia del pensamiento moderno. Lo que hasta hace pocas décadas era considerado como brujería, hoy la ciencia lo reconoce como algo real.

La fantasía no es sólo para los niños. Somos los adultos los que más la necesitamos.

Albert Einstein y John Lennon nos han planteado el desafio: Imagina un mundo mejor.


EL PERDON


El perdón es el regalo que obtenemos por habernos liberado de nuestro dolor.

El perdón no es algo que se logre con simples palabras. El perdón, al final de cuentas, es un fenómeno biológico. Es cuando nuestro cuerpo ya no siente la guerra interior de antes, ya no siente la rabia y los deseos profundos de venganza de antes. Cuando nuestro cuerpo se ha vuelto a sentir bien y en paz consigo mismo, ahí se ha producido el perdón.

Pero hay una definición muy común del perdón que pienso es muy destructiva y hace crónico el dolor por las heridas recibidas. Es la idea del perdón que dice de que hay que olvidar el daño que nos hicieron y "dar vuelta la hoja y aquí no ha pasado nada". Esto no es perdón. Es un intento de negar la verdad del daño y dolor causado.

Y esta negación de la verdad no puede conducir a otra cosa que a la enfermedad o violencia y a la repetición crónica de la misma historia trágica. El verdadero perdón tiene que ver con el atreverse a mirar y sentir la verdad tal cual esta es. Ya alguien lo dijo..." la verdad os hará libres ".

El perdón real es el resultado de un proceso de sanación interior. Y al igual que la felicidad no es algo que podamos obtener en forma directa, sino que son el resultado de ciertas acciones que hay que hacer.

Mientras tengamos una fuerte cantidad de dolor dentro de nosotros por el daño que nos han hecho, no tiene sentido el decir que hemos perdonado. Porque esto lo podemos decir con el lenguaje, pero el cuerpo nos dirá con su propio idioma de que esto es una mentira.

No hay duda de que el perdón es un valor moral muy alto y que las personas ganan una mejor calidad de vida al perdonarse, pero a la vez es muy importante de que empezemos a hablar y a diferenciar el perdón real del falso.

Porque cuando el perdón es falso no hacemos otra cosa que auto-condenarnos a que la historia trágica tengamos que vivirla una y otra vez con diferentes personas y lugares.

Debemos entender de que las palabras y los discursos sobre el perdón no tienen mucho sentido, la realidad del perdón se vive en el sentir las emociones dolorosas en lo profundo de nuestros cuerpos.

Quizas por aquí está una de las claves del porqué las guerras se repiten una y otra vez a pesar de todas las grandes ceremonias donde se firman pomposos papeles y se promete por el nombre de dios de que nunca más se le hará daño al hermano. Palabras-palabras-palabras.

En vez de tantas leyes-tratados y otros miles de papeles inútiles, lo que realmente necesitamos son seres humanos sanos que puedan sentir todas sus emociones, desde el éxtasis al dolor. Porque el sentir las propias emociones es la mejor prevención para la guerra, sea personal o colectiva.

El desarrollo de una conciencia superior es un requisito fundamental para el logro del perdón real, aquel que libera. Una nueva conciencia que permita abarcar todo lo que aconteció, y que a la vez nos permita recuperar la dimensión del futuro. Porque esta es una de las señales claras del perdón real, de que nuevamente hemos empesado a soñar con un futuro ideal. Otra vez creemos en la Utopia, pero ahora con toda la sabiduria que la experiencia y el dolor nos han dado.

Cuando el perdón es real, el pasado se vuelve en un instrumento, en una verdadera biblioteca llena de información y sabiduria desde donde podemos sacar inspiración y coraje cada vez que lo necesitemos.

Pero el perdón falso, cuando el dolor todavía está por dentro, nos condena a vivir todos nuestros días presentes como verdaderos esclavos de ese ayer.

El perdón real, el que nace del enfrentarze a la verdad, nos eleva a un estado de conciencia superior.


CALIDAD DE VIDA


Por qué lo material no nos puede dar la satisfación que tanto buscamos? Fuimos engañados acaso?

Cada vez se hace más claro de que son otros los valores que están emergiendo en las vísperas de un nuevo milenio. Y el cómo nos sentimos día a día, el grado de real satisfacción que hay en nuestras vidas y el poder hacer un trabajo o una actividad que tenga mucho sentido personal, todo esto se vuelve cada vez más importante.

Calidad de vida no es lo mismo que cantidad de cosas. Calidad de vida es el grado de satisfaccion y tranquilidad que hay en nuestras vidas.
En el siglo 20 se ha vivido el fín de una ilusión. Este siglo, y sobre todo después de la segunda guerra mundial, ha estado marcado por una fuerte fé en que el crecimiento económico y el acceso de las personas a cada vez consumir más iban a resolver para siempre los problemas típicos de la vida humana. Teniendo cada vez más cosas ya no iba a ser necesario el sentirse solo, el pensar en que sentido tenía nuestra vida o el pensar de si había o no amor de verdad en nuestras vidas. Todo eso pasaría a la historia.

Pero ya desde los años 60, con todas las revoluciones que tuvieron lugar ahí y con el espíritu de los Beatles, se viene sintiendo una voz que dice que no esta contenta ni satisfecha con la forma en que se vive cada día. Y esta insatisfacción esta más alla de las posiciones políticas, sean de izquierdas o de derecha.

La medicina nos proporciona un buen ejemplo de todo esto. Nunca antes como hoy han habido más hospitales, clínicas, cantidades increibles de médicos y remedios y tratamientos. Pero a pesar de todo esto, igual nos sentimos cansados, enfermos y sin verdadera alegría.

En la educación de los niños y jovenes tenemos la oportunidad de aprovechar esta nueva conciencia que ha nacido sobre la vida y apoyarlos en sus fuertes deseos de realizarses a sí mismos. Siempre la escuela ha visto como su meta el domesticar a los niños y jovenes, como si estos fueran bestias salvajes. Pero si hacemos el esfuerzo de comprenderlos y apoyarlos en sus mundos emocionales y en sus fantasías, podríamos así sentar las bases de una sociedad futura donde el vivir con calidad y en paz consigo mismo fuera algo normal.